Cartelera

Pina

Recomendada
Formato:
Título Original: Pina
País: Alemania-Francia-Reino Unido
Año: 2011
Género: Documental-Musical
Duración: 1h46'
Calificación: Todo público
Dirección: Wim Wenders
Protagonistas: Pina Bausch

En este filme rodado en 3D, el director alemán Wim Wenders explora y homenajea la obra de Pina Bausch (1940-2009), una de las figuras más relevantes de la danza contemporánea a nivel mundial. A través de las coreografías del ensamble Tanztheater Wuppertal Pina Bausch, Wenders ofrece al público una experiencia sensorial de gran belleza plástica, que es también un viaje a los lugares que fueron centro de la actividad creativa de Bausch, empezando por la ciudad de Wuppertal.

En los siguientes canales
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: No es una película sobre Pina Bausch sino para Pina Bausch, una suerte de hermoso tributo o regalo que le hacen (y que nos hacen) sus bailarines de la mano de un director que filma como los dioses. Por una vez, además, el 3D luce plenamente justificado.

Oda espacial

Para los amantes de la danza contemporánea, Pina Bausch es uno de los nombres fundamentales de la segunda mitad del siglo XX y no necesita ser presentada. Para los cinéfilos que quizás no la conozcan, es la creadora e intérprete de Café Müller, esa pieza que aparecía al comienzo de Hable con ella (2002), de Pedro Almodóvar, y que hacía llorar a Darío Grandinetti. Antes de eso había aparecido en Y la nave va (1983), de Federico Fellini, encarnando a la Princesa Lherimia.

Justo antes de morir sorpresivamente en 2009, a la edad de 69 años, Bausch había retomado junto a su compatriota Wim Wenders el acariciado proyecto de filmar una película sobre la danza. Tras una inmediata paralización del proyecto, el director alemán - con la complicidad imprescindible de los 36 bailarines del ensamble Tanztheater Wuppertal - finalmente decidió seguir adelante sin Pina, pero respetando el trazado original del proyecto concebido por ambos. El resultado es no sólo un sentido y poético homenaje a la coreógrafa y su obra, sino una de las más fascinantes películas que se hayan filmado sobre la danza.

No se trata de una aproximación biográfica a la trayectoria de Pina Bausch; quien pretenda saber de sus comienzos, del desarrollo de su carrera o de cómo concibió sus creaciones más reconocidas se quedará con las ganas. Se trata en cambio de una evocación de sus preceptos en relación al arte, a la comunicación con sus semejantes y a la vida misma. Y, sobre todo, se trata de capturar en imágenes vívidas, intensísimas e inolvidables algunas de sus mejores creaciones junto al grupo de bailarines que les ponían cuerpo y alma. La traslación de esas piezas a imágenes en formato 3D es, además de un logro plástico de gran impacto, altamente justificada.

Por una vez vale la pena y se agradece pagar un poco más cara la entrada y colocarse esos incómodos lentes para poder sumergirse en los espacios habitados por el ensamble. Porque eso es la danza, más que nada: cuerpos humanos llenando el espacio, solos o en comunión unos con otros, expresando emociones a través del movimiento. Y en Pina no solo vemos movimiento, y color, y luz, y texturas tan palpables que parecen tocarnos (como la tierra o el agua), sino también volumen y geografías tan contundentes que, al salir del cine, pareciera que acabamos de volver de un viaje tan breve como intenso.

Pina solía decir: "No estoy interesada en cómo se mueven mis bailarines, quiero saber qué los mueve". Y esto también habla claramente de la concepción que tenía ella sobre su rol como coreógrafa, como artista y como maestra. En lo que quizás sea el único aspecto prescindible del film, Wenders retrata silenciosamente a varios de los bailarines que trabajaron con Pina (algunos durante casi 30 años), quienes reflexionan en voice over, y en apenas un par de frases, sobre el trabajo con ella. Tratándose de una película sobre Pina Bausch ("que tenía un talento increíble para expresar todo lo que quisiera sin palabras", según Wenders), quizás esas evocaciones verbales luzcan innecesarias, sobre todo cuando quienes las profesan se manifiestan de manera mucho más rotunda a través de la danza.

Pero entonces recordamos que no se trata de una película sobre Pina Bausch sino para Pina Bausch, una suerte de hermoso tributo o regalo que le hacen (y que nos hacen) sus bailarines de la mano de un director que filma como los dioses.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/5781