Cartelera

En un mundo mejor

Recomendada
Formato:
Título Original: Hævnen / In a Better World
País: Dinamarca-Suecia
Año: 2010
Género: Drama
Duración: 1h59'
Calificación: +15 años
Dirección: Susanne Bier
Protagonistas: Mikael Persbrandt - Trine Dyrholm
Elenco: Ulrich Thomsen - William Jøhnk Nielsen - Markus Rygaard
Resumen:

Ganadora del Oscar y el Globo de Oro a la mejor película extranjera, es la historia de Anton (Mikael Persbrandt), un médico que divide el tiempo entre su casa, en una idílica ciudad de Dinamarca, y su trabajo en un campo de refugiados de un país de África. En estos dos mundos bien diferentes, él y su familia se enfrentan a conflictos que los llevan a difíciles decisiones entre la venganza y el perdón. La más reciente película de Susanne Bier, directora de Hermanos (2004) y Después del casamiento (2006).



Cargando...
Enlace(s) relacionado(s)
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Un estupendo drama contemporáneo sobre algunos de los conflictos más básicos que acechan a hombres y mujeres de bien en cualquier rincón del mundo. Muy buen elenco, empezando por dos chicos (William Jøhnk Nielsen y Markus Rygaard) de extraordinaria convicción.

La segunda piedra

A través de un puñado de valiosas películas, la directora Susanne Bier (Copenhague, 1960) se ha convertido en los últimos años en uno de los nombres más internacionales del nuevo cine danés. Lejos de las pretensiones escandalosas de Lars von Trier (Bailarina en la oscuridad, Los idiotas, Anticristo), las películas de Bier suelen presentar a un puñado de pocos personajes enfrentados a dilemas éticos, morales y afectivos, y son de una rigurosidad dramática cada vez más rara de encontrar en estos días. Todas sus películas más conocidas (Corazones abiertos, Hermanos, Después del casamiento) han tenido estreno comercial en Montevideo, y hasta Hollywood estableció contacto con ella en más de un sentido: invitándola a dirigir Lo que perdimos en el camino (2007), un drama con Halle Berry y Benicio del Toro, y haciendo una remake de Hermanos (2009) que estuvo a cargo del irlandés Jim Sheridan. El punto culminante de esa exitosa proyección internacional probablemente haya sido el merecido Oscar a la mejor película extranjera que ganó este año con En un mundo mejor, su última película.

Trabajando sobre un guión de Anders Thomas Jensen, a partir de una historia concebida entre ambos, Bier plantea un drama en apariencia simple y concreto, casi de índole doméstica se diría, si no fuera porque su alcance y ramificaciones son múltiples y complejas. El hecho de que parte de la acción transcurra casi simultáneamente en dos lugares del mundo tan diferentes (una tranquila ciudad de Dinamarca y un campo de refugiados en un innombrado país africano, sesgado por la violencia y la hambruna) es solo una parte del alcance reflexivo de la película. Se trata de abordar la compleja y delicada tarea de mantener la dignidad en un mundo cada vez más violento e deshumanizado; de sopesar el alcance de la responsabilidad individual en los pequeños y grandes actos de cada día, tanto en nuestros ámbitos domésticos como en aquellos donde establecemos contacto con nuestra comunidad y con el mundo que nos rodea. Y también - y sobre todo - de la comunicación entre padres e hijos - o la falta de ella -, de la transmisión de valores a las nuevas generaciones que son nada menos que los adultos de ese mundo futuro probablemente un poco menos mejor que este... o al menos un poco más violento e irracional.

Las intenciones de la película son buenísimas, y posee una carga dramática evidente que se manifiesta en una tensión palpable que crece sin pausa, amenazando estallar de un momento a otro. Está defendida por un muy buen elenco, empezando por esos dos chicos (William Jøhnk Nielsen y Markus Rygaard) de extraordinaria convicción. Y filmada estupendamente por Bier y la cámara atenta de su fotógrafo Morten Søborg (habitual colaborador de la directora). En un mundo mejor es una película valiosa, eso es indudable; un estupendo drama contemporáneo sobre algunos de los conflictos más básicos que acechan a hombres y mujeres de bien en cualquier rincón del mundo.

Lo único que cabe reprocharle es cierta simplificación en algún vínculo, el de Christian y su padre Claus (Ulrich Thomsen), marcado por la dolorosa pérdida de la esposa de éste y madre del chico, y un claro facilismo de resolución sobre el final, donde algunas tensiones parecen aflojarse rápidamente con un solo gesto, unas pocas palabras adecuadas, un abrazo en el momento justo. Tal vez sea así de sencillo, después de todo, pero cuesta creerlo y rechina un poco... Está claro que la apuesta de la directora y su co-guionista es por un marco de cierto optimismo en medio de tanta desesperación y angustia, sobre todo como antídoto contra la violencia sin sentido y la creciente incomunicación. Pero una película tan madura sobre cuestiones tan complejas hubiese merecido un final un tanto menos jugado al "blanco y negro".

De todos modos eso no llega a opacar el interés por una película valiosa que es, en definitiva, una apuesta por resignificar las relaciones humanas en este mundo en que nos toca vivir.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/5717