Cartelera

Déjame entrar

Recomendada
Formato:
Título Original: Let me in
País: Estados Unidos - Reino Unido
Año: 2010
Género: Drama-Terror
Duración: 1h56'
Calificación: +16 años
Dirección: Matt Reeves
Protagonistas: Kodi Smit-McPhee - Chloe Moretz
Elenco: Richard Jenkins - Elias Koteas

Abby (Chloe Moretz) es una solitaria y reservada niña de 12 años que se muda al piso de al lado de Owen (Kodi Smit-McPhee), a quien acosan en el colegio, y en su soledad forma un profundo vínculo con su nueva vecina. Sin embargo Owen nota que Abby es diferente a las demás personas. Una serie de espantosos asesinatos tiene lugar en la ciudad y Owen se da cuenta que su nueva amiga esconde algo: ella es un vampiro que debe alimentarse de sangre para seguir con vida. Remake de la notable película sueca Criatura de la noche (Let the right one in, 2008).

En los siguientes canales
Comentario de Cartelera.com.uy

Esto no es Estocolmo

A la creciente falta de originalidad y creatividad en Hollywood se suma cada vez más la rapidez para imitar éxitos extranjeros. La película sueca Criatura de la noche (Let the right one in), de Tomas Alfredson, apenas se había convertido en una de las revelaciones del cine mundial en 2008-2009 y ya se estaba produciendo en Estados Unidos esta remake. Pero hay un dato de la realidad que puede resultar significativo: la película original (notable, por cierto) se estrenó – aunque tardíamente – en cines de nuestro país, mientras que la versión hollywoodense no pasó por salas. En Estados Unidos, de hecho, tuvo un discreto éxito de taquilla, considerando que se trata de una producción “independiente”, sin el respaldo de un gran estudio detrás y sin estrellas en el reparto. Lo que confirma que estas remakes son exclusivamente para el mercado norteamericano, cuyo público (en general) no gusta de leer subtítulos ni ver en la pantalla actores que no conoce. Al resto del mundo, salvo excepciones, les son indiferentes…

Esto no quiere decir que Déjame entrar sea una película descartable. Es más: si el excepcional recuerdo de la versión original no estuviera tan fresco (o si, de hecho, ni siquiera existiera) probablemente sería una muy buena e inusual película. Si bien hay aspectos de la historia que se han alterado, y otros que se suavizaron o se omitieron en esta relectura - como la sugerencia de pedofilia en la relación entre la chica y su “tutor” o el retrato de cierto entorno social vegetativo que describían en la versión sueca los parroquianos del vecindario - el núcleo sigue siendo básicamente el mismo: una sutil historia de amor entre dos púberes (o, mejor dicho, un púber y una fémina en apariencia de su misma edad…), dos seres solitarios y “diferentes” al resto, en un entorno suburbano frío y desolado. La ambientación ya no es un suburbio de Estocolmo sino una pequeña ciudad de Nuevo México, Estados Unidos, pero la época sigue siendo la misma: un nevado invierno a comienzos de la década del ’80 del siglo XX, más concretamente 1983 (en un televisor se ve al entonces presidente Ronald Reagan ofreciendo un discurso).

Lo que más se puede elogiar, entonces, de esta remake escrita y dirigida por Matt Reeves (basándose en la adaptación que escribió John Ajvide Lindqvist de su propia novela) es que toma prestados los mismos méritos del director Tomas Alfredson: un ritmo pausado pero contundente, la creación de un clima crecientemente tenso y sombrío, el contrapunto entre ternura, suspenso y horror más o menos explícito que imprime todo el relato. Como en el original, hay un estupendo uso del fuera de campo, de la elipsis y de las zonas de oscuridad en el plano, si bien la tendencia – como en casi todo el cine estadounidense – es a explicar y a mostrar más de lo necesario (la escena del ataque en el túnel es un buen ejemplo de ello).

Reeves, que antes había dirigido la película/catástrofe Cloverfield (2008), se muestra esta vez como un director muy seguro de sus medios, capaz de crear secuencias narrativas realmente contundentes aún a partir de un original muy sólido. Y cuenta con un muy buen elenco, empezando por la joven pareja protagónica compuesta por Kodi Smit-McPhee (quien ya había sorprendido como el hijo de Viggo Mortensen en La carretera) y Chloe Moretz (la juvenil heroína de Kick-Ass), y siguiendo por un par de excelentes actores secundarios como Richard Jenkins y Elias Koteas (en el rol de un detective mucho más presente que en el original).

Vale la pena verla, por supuesto, pero mi mejor recomendación sería ver (antes o después) la versión sueca. Puede ser incluso un interesante ejercicio de comparación…


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/5643