Cartelera

Reino animal

Recomendada
Formato:
Título Original: Animal kingdom
País: Australia
Año: 2010
Género: Drama-Thriller
Duración: 1h53'
Calificación: No determinada
Dirección: David Michôd
Protagonistas: James Frecheville - Ben Mendelsohn
Elenco: Joel Edgerton - Guy Pearce - Luke Ford - Jacki Weaver

Cuando su madre muere por sobredosis de heroína, el adolescente Joshua "J" Cody (James Frecheville), de 17 años, se va a vivir con su abuela materna, de quien se mantenía distanciado. Tras su fachada de señora dulce y encantadora, Janine "Smurf" Cody (Jacki Weaver) es en realidad la matriarca de una banda de criminales integrada por sus tres hijos varones: el inestable y amenazante “Pope” (Ben Mendelsohn), el hiperactivo y drogadicto Craig (Joel Edgerton) y el más joven e inseguro Darren (Luke Ford), apenas un poco mayor que su sobrino Joshua. Pero la policía está cada vez más cerca de sus pasos, y pronto “J” se encuentra atrapado entre la fidelidad familiar y el acoso del detective Nathan Leckie (Guy Pearce), decidido a atrapar a los Cody.

En los siguientes canales
Comentario de Cartelera.com.uy

Mamá sangrienta y sus cachorros

Esta película, que no pasó por cines de Uruguay, debe considerarse entre lo mejor de 2010, y el del guionista y director David Michôd uno de los debuts en el largometraje más impresionantes de los últimos años. Michôd se inspira en la escena criminal del Melbourne (ciudad australiana en la que se desarrolla la historia) de los años ’80, aunque la película tiene lugar en tiempo presente. Y parece que el enfrentamiento entre las bandas criminales y los escuadrones de la policía adquiría entonces, realmente, todas las características de una guerra entre pandillas, ejecuciones incluidas.

La película, que bien podría considerarse un cruce entre Buenos Muchachos (1990), de Martin Scorsese, y Fuego contra Fuego (1995), de Michael Mann, se mete en la intimidad de una peculiar familia de gángsters, y lo hace desde la mirada inocente de un chico que es mitad aprendiz y mitad observador de una dinámica de grupo que no termina de comprender del todo pero que acepta pasivamente (al menos hasta cierto punto) como una realidad inevitable. Por encima de ese grupejo de criminales más o menos inestables, paranoicos, calculadores y violentos sobrevuela la figura matriarcal de Janine ‘Smurf’ Cody, quien tras su fachada de abuela y madre dulce y encantadora esconde a una leona capaz de sacar sus colmillos y garras fríamente para defender a su manada. Es un personaje fascinante, que recuerda a la perturbadora 'Ma' Kate Barker que hacía Shelley Winters en Bloody Mama (1970), de Roger Corman. Y una creación espectacular tanto del guión de Michôd como de la actriz Jacki Weaver, que recibió una nominación al Oscar por este trabajo.

No es frecuente ver este tipo de firmeza narrativa y profundidad dramática y psicológica en una ópera prima, la de un joven director con apenas algunos cortometrajes y documentales como antecedentes. Hay que ver los momentos fascinantes y perturbadores que son capaces de crear Michôd y su brillante equipo de colaboradores y actores, como ese en que la fusión de una canción de Air Supply y la música incidental acompaña el descubrimiento de una personalidad inquietante e imprevisible. Toda la película posee una densidad emocional y dramática que no tiene nada que envidiarle a los antecedentes mencionados, y que también se emparenta (sobre todo por aquello de ubicarse en la perspectiva de un aprendiz de criminal) con la estupenda Un Profeta (2009), del francés Jacques Audiard, que fue a mi entender la mejor película estrenada en Uruguay en 2010.

Tal vez lo que convierta a Reino Animal en mucho más que una película sobre criminales son sus ramificaciones sociales; sin ánimo de convertirse en un comentario de corte sociológico, la mirada de Michôd se extiende parcialmente hacia varios personajes secundarios (esposas, policías, novias, padres de novias) que dan cuenta del entramado social que termina siendo contaminado por el accionar criminal y el mundo del delito. Los daños colaterales, podríamos decir. Pero en su núcleo, Reino Animal es la historia de una particular familia en la que cada uno de sus integrantes (empezando por el joven “J”, quien oficia de narrador) se desenvuelve según las circunstancias en base a sus instintos más primarios, más allá de ataduras familiares e imposiciones sociales. Tal vez por eso el irónico título parece más el de un documental sobre comportamiento animal que el de una película sobre policías y ladrones.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/5450