Cartelera

Trabajo confidencial

Recomendada
Título Original: Inside Job
País: Estados Unidos
Año: 2010
Género: Documental
Duración: 1h52'
Calificación: Todo público
Dirección: Charles Ferguson
Protagonistas: Matt Damon (narrador)

Este documental, ganador del Oscar 2011 en su categoría, expone la impactante verdad detrás de la crisis económica de 2008, la mayor recesión en la historia de Estados Unidos desde la época de la Gran Depresión. A través de una profunda investigación y entrevistas con algunos financieros, políticos y periodistas importantes, Inside Job rastrea el surgimiento de una industria deshonesta y revela los vínculos que han corrompido el mundo de la política y de las finanzas en Estados Unidos.

En los siguientes canales
Enlace(s) relacionado(s)
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Muchos aspectos técnicos probablemente se le escapen a quienes no tengan al menos un conocimiento básico sobre temas económicos y financieros, pero cualquiera podrá entender y compartir las conclusiones a las que llega este contundente documental.

Todo bajo control

"El asunto es, damas y caballeros, que la avaricia, a falta de una palabra mejor, es buena. La avaricia es correcta, sirve. La avaricia clarifica, atraviesa y captura la esencia del espíritu evolucionista. La avaricia en todas sus formas - avaricia por la vida, por dinero, por amor, por conocimiento - ha marcado el avance de la humanidad. Y la avaricia, recuerden mis palabras, no sólo salvará a Teldar Paper sino a esa otra corporación en mal funcionamiento llamada Estados Unidos de América."

Las palabras pronunciadas por Gordon Gekko (el personaje de Michael Douglas en Wall Street, película de Oliver Stone de 1987) definen a la perfección las bases de la política desreguladora del sistema financiero que fue quizás la principal característica del gobierno de Ronald Reagan (1981-1989). En ese período ubica este documental el comienzo del desorden y la catástrofe financiera que condujeron a la mayor crisis económica desde los tiempos de la Gran Depresión (1930s). Para ello el realizador Charles Ferguson (quien en 2007 había presentando No End in Sight, otro elogiado documental sobre la desastrosa guerra y ocupación de Iraq ordenada por la administración de George W. Bush) entrevistó a economistas, académicos, periodistas, políticos, gobernantes e incluso trabajadores en seis países (Estados Unidos, Islandia, Inglaterra, Francia, Singapur y China).

Su tema, su preocupación y su denuncia son similares a las de ese otro documentalista mucho más conocido, Michael Moore, en su película Capitalismo: una historia de amor (2009), que aquí se editó directamente en DVD sin pasar por cines. Pero mientras Moore hacía un repaso a toda la historia de Estados Unidos para intentar reflejar el impacto que tiene el dominio corporativo en la vida diaria de millones de estadounidenses (y de muchos millones más alrededor del mundo), siempre interponiendo su reconocible figura y estilo entre el espectador y su material, Ferguson es un investigador mucho más discreto aunque no menos incisivo, que no teme enfrentar a algunos de sus entrevistados con sus propias contradicciones, dubitaciones o llanas mentiras.

Si bien difiere ampliamente en estilo y en procedimiento (Ferguson no sale con su cámara al hombro intentando extraer entrevistas bajo presión), la forma en que ofrece su material es similar a la de Moore: testimonios frente a cámara, abundante material de archivo, gráficos explicativos y un montaje ágil, acompañado por una banda sonora (a cargo de Alex Heffes) que remite a la de un thriller de suspenso. Y una voz narradora que, en vez de apelar al casi permanente sarcasmo de Moore, se mantiene seria, firme y en tono neutro (gentileza de Matt Damon). Lo que quizás no logra Ferguson (como sí lo suele hacer el director de Bowling for Columbine) es volver accesible para cualquier espectador el costado más "técnico" de su formulación. Hay muchos aspectos y declaraciones sobre temas económicos y financieros que probablemente se le escapen a quienes no tengan al menos un conocimiento básico de cómo funciona el mercado de valores, la economía capitalista y el mundo corporativo en general.

Para lo que sí no se necesita ser experto en nada es para entender y compartir algunas de las conclusiones a las que llega el documental: que la crisis financiera de 2008 fue producto de años de desregulación (progresiva no intervención del gobierno federal de Estados Unidos en los procedimientos y operaciones del sistema financiero), corrupción y avaricia; que había numerosas alertas encendidas sobre el "tsunami" que se venía, y que aún así la administración Bush no hizo nada para evitarlo; que los responsables de la crisis ganaban millones y millones de dólares mientras la generaban y no sólo no tuvieron que asumir responsabilidad alguna (la mayoría de ellos declinó ser entrevistada para la película) sino que no perdieron ninguno de sus millonarios ahorros; que la industria financiera tiene demasiado poder político (en gran parte por su propia asociación con el poder político y por todo el lobby que puede pagar para impedir que se vuelva a regular). Y, por supuesto, que los más afectados por esta crisis - como todas las crisis - son los millones y millones de trabajadores y trabajadoras que perdieron sus empleos y sus casas.

Casi todo lo que revela Inside Job es obsceno y aterrador, pero quizás lo más aterrador de todo sean los aspectos que tienen que ver con la inoperancia, la indiferencia o - peor que todo - la complicidad del poder político en Washington. Cuando el impresentable Henry Paulson, ex presidente de Goldman Sachs y Secretario del Tesoro de Bush, afirma poco antes de la crisis: "estamos creciendo, y obviamente si hay crecimiento no hay recesión, eso todo el mundo lo sabe"; o cuando Barack Obama incumple casi todas sus promesas de campaña sobre regular la actividad en Wall Street y nombra como sucesor de Paulson a Timothy Geithner, ex presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York entre 2003 y 2009, queda claro que todo seguirá como venía sucediendo (al menos desde la era Reagan) y que es sólo cuestión de tiempo para que se forme otro tsunami.

Como hace Moore en sus películas, y como hacía Davis Guggenheim en La verdad incómoda (2006), el igualmente oscarizado documental sobre el cambio climático, Inside Job finaliza con una suerte de llamado a la acción para que el ciudadano medio se involucre, demande, haga preguntas, y finalmente entienda que mientras a él no le importe los poderosos seguirán haciendo su juego sin preocuparle su suerte ni la de su familia. Allí parece estar el verdadero desafío, tal vez la única esperanza.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/5434