Cartelera

Tan fuerte y tan cerca

Recomendada
Formato:
Título Original: Extremely loud and incredibly close
País: Estados Unidos
Año: 2011
Género: Drama
Duración: 2h09'
Calificación: Todo público
Dirección: Stephen Daldry
Protagonistas: Thomas Horn - Sandra Bullock
Elenco: Tom Hanks - Max von Sydow - Viola Davis - John Goodman

Oskar Schell (Thomas Horn), de 11 años, es un niño excepcional: un inventor amateur, francófilo y pacifista. Luego de descubrir una misteriosa llave que perteneció a su padre (Tom Hanks), muerto en el World Trade Center el 11 de setiembre de 2001, se embarca en una asombrosa travesía a lo largo y ancho de la ciudad de Nueva York, una búsqueda desesperada y secreta que lo llevará a conocer a un heterogéneo grupo de personas, todos sobrevivientes a su manera.

Basada en la novela de Jonathan Safran Foer, Tan fuerte y tan cerca recibió 2 nominaciones al Oscar 2012: mejor película y mejor actor de reparto (Max von Sydow).

Enlace(s) relacionado(s)
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Es uno de esos raros ejemplos en que el original literario es visualmente mucho más rico que su versión cinematográfica. Lo mejor es su protagonista, el increíble Thomas Horn.

El laberinto

Cualquiera que haya tenido en sus manos el libro de Jonathan Safran Foer que da origen a esta película habrá notado que no se trata de un libro común y corriente. La voz narradora de su precoz protagonista, Oskar Schell, se intercala con permanentes recursos gráficos (recortes varios, fotografías, resaltados en color y textos sobreimpresos, entre otros) que ayudan a transmitir la inquieta creatividad y sensibilidad de quien es, en definitiva, un chico de nueve años. Esa voz narradora es, por otro lado, apenas una de las tres que conforman esa segunda novela del escritor (nacido en Washington D.C. en 1977) que se hizo conocer previamente por su elogiada Everything is Illuminted (2002), igualmente llevada al cine en 2005 por el actor Liev Schreiber, en su debut como director.

Era un desafío trasladar esa forma narrativa a la pantalla, y el guionista Eric Roth (Forrest Gump, El curioso caso de Benjamin Button) elige el camino más fácil: llenar las páginas del guión de voz en off o de extensos diálogos, a veces histéricos, que en parte coinciden con algunas formas de comportamiento de quien parece tener - según sus propias palabras y varios síntomas - el síndrome de Asperger, pero que en realidad consiste en facilitarle la tarea al guionista. El tratamiento visual del director Stephen Daldry (Billy Elliot, Las Horas, El Lector) es más bien convencional, y salvo por un par de recursos insertos en el montaje no se esfuerza demasiado por enriquecer la propuesta dramatúrgica de Roth.

Es una lástima, porque termina siendo uno de esos raros ejemplos en que el original literario es visualmente (sí, visualmente) mucho más rico que su versión cinematográfica. La francesa Mona Achache lograba exactamente lo contrario en su estupenda ópera prima, El encanto del erizo (2009): convertía una fuente literaria convencional - si bien excelentemente escrita - en una película repleta de recursos originales en absoluta concordancia con la sensibilidad y la creatividad de Paloma, su precoz y solitaria protagonista.

No es la única similitud entre ambas historias; las dos giran en torno al concepto de familia y al lugar que en ella ocupan los más chicos, ya sea como meros observadores o como víctimas de un entorno indiferente o alienante. Pero hay una diferencia fundamental; mientras Paloma intenta escapar del agobio de su aburrida familia burguesa, de la cual ya no se siente parte, Oskar intenta encontrar respuestas y certezas en medio de la crisis más desestabilizadora que pueda atravesar un chico de cualquier edad: la muerte de uno de sus padres. Más aún cuando esa muerte se produce en el marco de los atentados del 11 de setiembre de 2001, en el World Trade Center, dejando solo polvo, unos mensajes en el contestador y un cajón vacío para procesar el duelo.

Lo mejor que tiene Tan fuerte y tan cerca es su protagonista, el increíble Thomas Horn, jovencísimo actor de una sensibilidad y convicción que debieron haberle valido una nominación al Oscar. A su lado, el elenco adulto cumple con la eficacia esperada en papeles secundarios de alto valor emotivo, destacándose la siempre notable Viola Davis y el veteranísimo Max von Sydow (que recibió por este trabajo su segunda nominación al Oscar).

Hay que decir, a favor tanto de Roth como de Daldry, que la película - a pesar de varios estallidos melodramáticos - se las arregla para no desbarrancar hacia la sensiblería y el patrioterismo. Esto no es un retrato heroico a la manera de Las Torres Gemelas, de Oliver Stone; es simplemente una historia humana, pequeña e intensa como casi todas, acerca de un chico hiper sensible y conflictuado que intenta procesar la desaparición de su padre como puede. En su búsqueda de respuestas, que toma la forma (o la excusa) de la búsqueda de una cerradura, la ciudad de Nueva York es el laberinto en el cual Oskar se pierde, da vueltas, y encuentra una serie de personajes casi tan perdidos como él. Y entonces, de la mano del sobreviviente de otra tragedia, va encontrando de a poco el camino de regreso a casa...


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/6243