Cartelera

Contagio

Formato:
Título Original: Contagion
País: Estados Unidos
Año: 2011
Género: Drama-Thriller
Duración: 1h46'
Calificación: +12 años
Dirección: Steven Soderbergh
Protagonistas: Marion Cotillard - Matt Damon
Elenco: Laurence Fishburne - Jude Law - Gwyneth Paltrow - Kate Winslet

Cuando Beth Emhoff (Gwyneth Paltrow) regresa a Minneapolis de un viaje de negocios en Hong Kong, lo que pensó que era solo jet-lag se transforma en algo fatal. Dos días después, muere en la sala de urgencias; los doctores no tienen idea de la causa. Pronto, otros sufren los mismos síntomas misteriosos: tos seca y fiebre, seguidas de ataques y hemorragia cerebral... y finalmente la muerte. En Minneapolis, Chicago, Londres, París, Tokio y Hong Kong, el número de víctimas se multiplica con rapidez. Una pandemia mundial estalla. Un grupo de médicos lucha contra el tiempo en busca de una vacuna, mientras se desencadena una epidemia de paranoia y miedo tan infecciosa como el mismo virus.

Enlace(s) relacionado(s)
Comentario de Cartelera.com.uy

En pocas palabras...: Todo luce muy cool, demasiado para un film en el que la gente muere como moscas y en el que se pretende alertarnos sobre una inminente crisis global. Pero no hay tiempo para desarrollar interés emocional por ninguno de los personajes.

Peligro inminente

El principal modelo para esta película es el cine catástrofe, que tuvo su momento de gloria hace unos 40 años con películas como Aeropuerto (1970), La aventura del Poseidón (1972), Infierno en la torre (1974) o Terremoto (1974). Todas superproducciones con gran despliegue de efectos especiales y en las que, por supuesto, pasaban cosas espantosas y moría mucha gente. En todas, además, había un elenco de estrellas de la época en roles más bien secundario. Si en algo se les emparenta Contagio (aparte de que también describe un evento masivo y mortal) es precisamente en esta característica: también hay un puñado de prestigiosos actores, en ninguno de los cuales recae, a decir verdad, un protagonismo absoluto. Y todos están bien o muy bien (como Kate Winslet, haga lo que haga).

Tal vez sea el principal atractivo de una producción que, aunque trate un tema serio y potencialmente posible en estos tiempos (recordar la paranoia creada hace un par de años tras la aparición del virus N1H1), se queda en la superficie. En las películas de cine catástrofe había, además de un desfile de caras conocidas, un gran despliegue de calamidades que alimentaban el morbo del espectador (el mismo morbo que hacía visualmente tan impactante un espectáculo como el Titanic de James Cameron, no así un disparate como 2012, de Roland Emmerich, que era imposible tomarse en serio). En Contagio esas calamidades se reducen a gente teniendo convulsiones en lugares públicos, varios cadáveres que se suman en hospitales y fosas comunes, algunos saqueos a supermercados, y toneladas de basura que se acumulan en las calles. Nada que no se haya visto infinidad de veces en los noticieros o, incluso, en la vida real. Con lo cual, el desastre como espectáculo pierde puntos.

Pero al director Steven Soderbergh (Traffic, Erin Brockovich) y a su guionista Scott Z. Burns (responsable del guión de El desinformante, que también dirigió el primero) pareciera importarles más llamar la atención sobre las diversas crisis que subyacen ante una posible epidemia mundial. En primer lugar, la de los profesionales de la salud que luchan contra el tiempo para salvar vidas y para entender con qué tipo de amenaza sanitaria están lidiando. En segundo lugar, la de la industria farmacéutica y el acceso equitativo de la población a una vacuna, algo que no está garantizado actualmente y que involucra tanto a las grandes corporaciones como a los gobiernos nacionales e instituciones como la Organización Mundial de la Salud. Y en tercer lugar, pero no menos importante, la de los medios de comunicación y el acceso a la información (representada por el blogger que encarna Jude Law, ligeramente "afeado" con una prótesis dental), fundamental para narrar qué sucede y para contener (o alimentar) el miedo de la opinión pública.

En medio de todo eso está, por supuesto, la gente común y corriente. Nosotros, simples mortales que salimos a la calle a trabajar, o viajamos en avión, o nos agarramos del pasamanos del ómnibus sin pensar en la posibilidad de que en la interacción social de cada día nos podemos estar jugando la vida. En el marco de esta película esa "gente común" como nosotros parece tener poco lugar, y está apenas representada por Matt Damon y su sufrida familia y algunos extras anónimos (generalmente asiáticos...). Y allí es donde falla el asunto como drama; no hay tiempo para desarrollar interés emocional por ninguno de los personajes (se trate de "gente común", de médicos o de periodistas). Los actores famosos desfilan por la pantalla, a algunos les pasan cosas evidentemente terribles, pero no las sentimos, no sufrimos con ellos. Por lo tanto, no nos importan.

Tampoco ayuda mucho el tratamiento algo frío que le otorga Soderbergh, con algunas secuencias de montaje en las que vemos - pero no oímos (como si se tratase de algo distante, a lo que no tenemos verdadero acceso) - a los investigadores en acción, al son de la música tecno compuesta por Cliff Martinez. Todo luce muy cool, demasiado para un film en el que la gente muere como moscas y en el que se pretende alertarnos sobre una inminente crisis global.


Por Enrique Buchichio para Cartelera.com.uy
Comentarios
FILM/5736